30 de July del 2015

ENFERMEDADES TRANSMITIDAS POR GARRAPATAS

Qué enfermedades pueden trasmitir las garrapatas a mi perro?

 

Las garrapatas ocupan un lugar importante como vectores o transmisores de enfermedades que representan una amenaza para la vida de los animales y de los humanos (zoonosis). La garrapata tiene la capacidad de transmitir a sus hospedadores enfermedades infecciosas graves como la bebesiosis o piroplasmosis, erlichiosis y enfermedad de Lyme o borreliosis y todas ellas se pueden transmitir al hombre (zoonosis). 

Las garrapatas en los perros pueden ser difíciles de detectar y los síntomas de alguna enfermedad transmitida por garrapatas pueden no detectarse inmediatamente, pueden presentarse síntomas hasta 7 días, 21 días o más después de una picadura de garrapata, así que cuidado con tu perro. 

¿Cómo afectan las garrapatas la salud de los perros?


El daño de la picadura de la garrapata, sumado a los efectos de las sustancias irritantes de su saliva, provoca lesiones inflamatorias de la piel que se manifiestan con molestia, comezón e irritación como principales síntomas. También pueden producir debilidad, adelgazamiento progresivo, anemia (por la gran pérdida de sangre) e incluso la muerte de la mascota por desangrado o por alguna otra enfermedad ha la que queda expuesto debido a su estado de debilidad. 

Los perros son muy sensibles a las picaduras de garrapatas y las enfermedades transmitidas por garrapatas. Y no hay vacunas para todas las enfermedades transmitidas por garrapatas. Debido a ello es muy importante usar algún producto para evitar que las garrapatas suban a tu perro. 

Enfermedades que transmiten las garrapatas a los perros


A continuación las enfermedades más importantes transmitidas por las garrapatas. 

Ixodes scapularis o garrapata de patas negras, es responsable de la borreliosis, también conocida como enfermedad de Lyme. La bacteria causante de la enfermedad es la llamada Borrelia, que se disemina por todo el cuerpo, afecta la piel y se propaga hacia las articulaciones y sistema nervioso pudiendo afectar a otros órganos en su etapa más avanzada. La enfermedad de Lyme en perros también causa artritis, fiebre y a veces síntomas neurológicos. Puede afectar a perros y gatos. Esta enfermedad es una zoonosis, es decir, contagiosa para el humano. Pero la enfermedad de Lyme no se puede transmitir directamente de tu perro a ti, solo te puedes contagiar, si una garrapata infectada te pica a ti. 

Dermacentor variabilis o garrapata americana del perro, es portadora o vector de Ricketsii Rhipicephalus conocida como rickettsia y es responsable de la fiebre de las montañas rocallosas y la parálisis por picadura en los perros. La fiebre de las montañas rocallosas puede causar en los perros afectados inflamación y muerte de los tejidos de los vasos sanguíneos (vasculitis necrotizante), puede ser mortal en los perros y puede causar síntomas graves en las personas. 

Rhipicephalus sanguineus o garrapata de las perreras (garrapata café o garrapata marrón), es portadora de Ehrlicia canis que se asocia con la Ehrlichiosis, también es portadora de Babesia spp que se asocia con Babesiosis, además es portadora de Hepatozoon canis asociada con Hepatozoonosis (afecta sobre todo a animales jóvenes y empeora si éstos tienen algún déficit inmunitario); también provoca parálisis por picadura. 

La garrapata al alimentarse (succionando sangre), transmite la Ehrlichia que infecta principalmente las células blancas de la sangre del animal, provocando en la mayoría de los casos hemorragias severas, acompañadas de otros signos como fiebre muy alta, adelgazamiento extremo (caquexia), aumento de ganglios, anemia, signos neurológicos, ceguera, etc. En cambio la Piroplasmosis o Babesiosis es una enfermedad que afecta a los perros causando la destrucción de los glóbulos rojos. Algunas especies de garrapatas son activos transmisores de este parásito llamado Babesia spp. 

Recomendaciones preventivas para evitar garraptas

Es importante mantener limpia la casa. Aspira con frecuencia alfombras y tapetes, especialmente los lugares ocultos (debajo de los sillones y otros muebles). También debes mantener limpias la cama y la case de tu perro. 

En la medida de lo posible evita que tu perro transite por lugares con hierba alta y terrenos abandonados. Si tienes un jardín, mantén la hierba corta para reducir el riesgo de garrapatas. Y si ya había garrapatas, contrata un servicio de fumigación (cuidando que no dañen a tu mascota ni a tu familia) para eliminar esos parásitos. 

Si tu perro suele salir al campo o pasear por lugares abandonados o con hierba alta, revísalo bien cada vez que vuelvan del paseo

Y si aun así, tu perro tiene garrapatas, llévalo con su veterinario inmediatamente para que le aplique el tratamiento adecuado, antes que se vuelva un problema más serio. Consulta con su veterinario el mejor tratamiento según el problema, la edad del perro, la raza, el tamaño o el hábitat.